16 años de una inmensa tarea en beneficio de nuestros empresarios

Por Eduardo Nayib Cristo Suárez

Presidente de la Cámara de Comercio e Industrias Colombo Panameña*

Hace 16 años, cuando fundamos la Cámara de Comercio e Industrias Colombo Panameña, la economía también pasaba por un período de incertidumbre. No una crisis tan profunda como la actual, pero que, de entrada, nos imponía unos desafíos particulares que, de hecho, hemos podido asumir con toda la fortaleza de nuestros conocimientos y entereza.

El 22 de julio de 2004, Colombia tuvo que pensar en otros mercados y en alianzas con países que estuvieran dispuestos a integrarse en una armoniosa relación de negocios, inversiones, comercio y cultura. Mi propósito fue hacer realidad “el sueño panameño” y sí que lo hemos logrado.

Llevamos 16 años de constante asesoría a los empresarios colombianos y panameños, algo que me permite recordar los socios pioneros de la Cámara, con quienes no hemos dejado de trabajar por esa integración que siempre buscamos y que acumula ya unos frutos visibles.

Proyectándonos hacia la segunda década de actividades debo decir con toda seguridad que los resultados son exitosos en nuestras principales líneas de acción.

Con misiones comerciales y contactos directos, nuestra gestión ha hecho posible que, en promedio, cada año hayamos propiciado citas y procesos de intercambio para 150 empresas, es decir que, en estos 16 años más de 2.300 compañías han logrado negocios, en la mayoría de las veces con gran éxito y consolidación.

En otro de nuestros frentes, las misiones académicas, hemos conseguido intercambios de un alto valor formativo para 1.200 estudiantes y docentes, que han complementado su educación profesional en prácticas de campo ricas en experiencias y conocimientos. Así han surgido más de 20 convenios que benefician a instituciones universitarias de los dos países.

Seguimos promoviendo la participación de firmas colombianas en grandes ferias panameñas y en mesas de trabajo o citas de negocios que están articuladas a la cadena de eventos de capacitación que programamos cada año. Han sido decenas de actividades de formación y de integración que incluyen 14 torneos de golf, organizados en Bogotá y en Ciudad de Panamá.

La Cámara ha estado presente en los más importantes eventos binacionales de estos 16 años, uno de ellos, la inauguración de nuestro capítulo en la capital panameña, cuando los dos gobiernos reiteraron su respaldo a la única cámara de comercio binacional que se ha reconocido en estas últimas décadas.

Hemos participado en instancias como la Comisión de Vecindad y fuimos cercanos colaboradores en la firma del Tratado de Libre Comercio que está para ser ratificado en los ámbitos legislativos de las dos naciones. Y en el mismo sentido de la facilitación del comercio internacional nos convertimos en un enlace fundamental entre Colombia y Centroamérica.

Los meses recientes no han sido fáciles. Enfrentamos una crisis global sin antecedentes próximos en la historia. Pero aquí vamos, manejándonos en la virtualidad, también con resultados extraordinarios, haciéndole el quite a una pandemia que no nos va a ganar. Estamos saliendo de todo esto con nuestro creciente grupo de empresarios que cada vez está más convencido de los beneficios de la integración. Nos esperan tiempos difíciles, pero llenos de esperanza. Nos vamos a recuperar y a aprovechar dos economías que antes de la crisis eran las de más proyección en América Latina.

Felices 16 años y adelante.

*Editorial del próximo número de Comercio y Negocios Colombia-Panamá, la revista de la Cámara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *